lunes, febrero 05, 2007

La vida siempre brinda una nueva oportunidad


Pero aveces estamos tan ciegos, tan cansados ya, que preferimos dejarla pasar, y esperar, cuando no hay nada que esperar. Se debe dejar pasar y esperar, o tomar lo que la vida brinda; seguir contemplando la miseria, la tristeza o ir tras algo que puede dar felicidad?, realmente no lo se, es díficil decidir cuando aun no se sienten las fuerzas para iniciar, y el miedo invade todo el lugar. Tal vez la decisión sea dejar que las cosas sigan su cauce normal, lo que ha de ser sucederá sin afán.

Hay un poema de Benedetti, el celebre escritor sudamericano, que tendría un poema apropiado a esta situación, el poema es:

Piedritas en la ventana

De vez en cuando la alegría
tira piedritas contra mi ventana
quiere avisarme que esta ahí esperando
pero me siento calmo
casi diría ecuánime

voy a guardar la angustia en un escondite
y luego a tenderme la cara al techo
que es una posición gallarda y cómoda
para filtrar noticias y creerlas

quien sabe donde quedan mis próximas huellas
ni cuando mi historia va a ser computada
quien sabe que consejos voy a inventar aun
y que atajo hallare para no seguirlos

esta bien no jugare al desahucio
no tatuare el recuerdo con olvidos
mucho queda por decir y callar
y también quedan uvas para llenar la boca

esta bien me doy por persuadido
que la alegría no tire mas piedras
abriré la ventana.





Pero entrando en terreno menos álgido ¡Que bienvenida me ha dado esta tierra regiomontana!, que frío hace, me estoy helando. No debí acostumbrarme tanto al calorcito porque ahora estoy pagando los platos rotos, estoy a punta de cafecito y chocolatito caliente a ver si me levantan la temperatura, pero esta tenaz. Además estoy más envuelta que un tamal, ojalá este friecillo pase pronto me hace falta el sol y el calor.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home