domingo, febrero 18, 2007

El "Torito" es inocente!!!

Ayer después de una acalorada discusión con nuestro casero, que terminó bien para nosotros (como siempre), decidimos ir a comer al "Torito Sinaloense", donde se vende comida de mar, estilo Sinaloa. Bueno el hambre era tanta y la comida estaba tan deliciosa, que no hubo más remedio, comí hasta que no me pude levantar, así que si hay alguien culpable de la indigestión resultante pues no soy mas que yo.

Pero lo gracioso es que todo empezó por algo "ligero", entonces de entrada pedí dos cosas: Un taco gobernador, que es camarón empanizado en una tortilla de maíz acompañado de salsa verde, y guacamole (delicioso!!!) y un toritaco, que es camaron salteado con rajas de chile jalapeño y cebolla, acompañado de aguacate y salsa.

Después de esto, dije vaya que me alcanza otro poquito, así que pedí una Tostada de Camarón como debe ser, hago la aclaración porque alguna vez en otro lugar pedí lo mismo y me la sirvieron con frijol, queso, lechuga, aguacate y como dos camarones (que engaño!!!), además la tostada no estaba tostada. Pero esta "sí" era una tostada como debe ser, grande rebosada de camarones con una crema sazonadora especial (no se que tiene pero es riquísima), y decorada con aguacate. Después de la cual, no quedo otra sino pedir la siguiente.

La cual me costo algo de trabajo comer (no mucho, estaba todo rico), pero como todos habíamos pedido de todo, se antojo un poco de Camarones en aguachile, así que como dicen en México "le entre", y por cierto me estaba muriendo de sed gracias a un poco de chile de más, pregunté que había para tomar, me ofrecieron gaseosa (soda) o cerveza, como no tomo la primera tuve que elegir la segunda, y ya que no había más tuve que tomar una cerveza, y debidp a que el restaurante era sinaloense, la elección fue una Pacífico "bien" helada.

Después comí otro taco gobernador y para terminar, por la bendita costumbre colombiana que cuando llegó la tengo tan arraigada, un cafecito. Llegué a casa casi sin poder caminar, por lo cual, debí tomarme un Alka Seltzer, me recosté un ratico eran como las 7pm, y en media hora estaba mejor, menos mal, porque después de la Pacífico aparecieron otras cervezas, y aunque no soy muy consumidora de esta bebida, digamos que el ambiente se presto para eso. Tome un par más de cervezas después de lo cual decidimos ir a bailar, hace tiempo que no bailaba toda la noche, fue "delicioso". Que mejor remate para una reunión de amigos, que un buen baile, al final creo que fueron 5 o 6 cervezas en total las que tomé, eso para mí es un record, casi no soporto el licor, y con poco ya estoy "contenta".

Por cierto, paso una cosa graciosísima, y es que me gané (y eso que no compré el boleto) a un mesero (madre mía estaba divino el hombre), pues resulta que estaba bailando en mi mesa, sola, cuando se viene por detrás, el susodicho mesero, me abraza y me pregunta si necesito algo, las chicas no podían de la risa, y es que no fue un brazo sobre mi hombro, no, me rodeó desde atrás con su brazo la cintura y me habló al oído, me sorprendió mucho y se me notó, después cada rato me preguntaba a mí (nada que ver), si alguno de mis amigos deseaba algo, y se acercaba a hablar de cosas triviales todo a mi oído.

Lo gracioso es que a estas alturas de mi vida me "apelotarde", es decir, no tuve una reacción acorde a la situación, porque el tipo estaba guapo rubio, ojos claros, buen cuerpo, y brazos fuertes (vaya que los sentí), pero no pude decir nada, me porté como una vil quinceañera, definitivamente ya estoy fuera de forma para estas cosas. Cuando salíamos se me quiso acercar y lo evité descaradamente interponiendo a un amigo entre los dos (grrr !!!) que tonta soy!!!

Los regaños y burlas de mis amigos no se hicieron esperar, que debí prestarle atención por lo menos eso hubiese implicado que tal vez, la próxima vez que fueramos a ese sitio, nos diese una ronda gratis o incluso nos ayudará en los covers, pero nada, yo no dije nada; hoy todavía es tema de conversación, va a tardar un tiempo en que se disipe el tema..., por lo pronto, me dijeron que a ese bar volvíamos el próximo fin de semana, como soy no creo ir.

Así que definitivamente el Torito Sinaloense. no es culpable de la gran comilona del día de ayer, tampoco es culpable de que yo tomará cerveza (solo porque no vendían más), fue mi decisión y hoy pago los platos rotos, tengo sed, dolor de cabeza, malestar estomacal y un sabor a derrota en la boca por el mesero que deje ir.

"No hay nostalgia peor, que añorar lo que nunca jamás sucedió"

1 Comments:

Blogger Pp.: said...

Hola, me interesa saber si tienes tu música disponible en otro sitio, porque las ligas a BADONGO no están disponibles ... y hay varias canciones de las que al parecer tenías me gustaría escuchar.

Saludos!
Pepe

1:58 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home